Nuevo Convenio Colectivo estatal de Acción e Intervención Social

009bbb567c0e5cc481ed6ced27467a21

El 3 de julio recogía el BOE la publicación del nuevo Convenio Colectivo estatal de Acción e Intervención Social español. Este Convenio, del que carecía el sector y cuya negociación ha sido larga tras la derogación del anterior, regula las relaciones laborales en un ámbito funcional de cierta complejidad.

Toda empresa, asociación, fundación, centro, entidad u organización similar cuya actividad principal sea la realización de actividades de acción e intervención social en España queda comprendida en el ámbito de aplicación del Convenio. Y dentro de estas entidades, el Convenio debemos aplicarlo a todas las personas que forman parte de la organización. Esto, sin perjuicio de que prevalezcan convenios de ámbito inferior que existen a nivel sectorial territorial y de empresa.

Para valorar si nuestra organización debe ser incluida en el ámbito de aplicación del Convenio y, por tanto, debemos atender las obligaciones y derechos que éste recoge en su articulado, tenemos que considerar las funciones principales que la organización viene desarrollando. Por acción e intervención social, el Convenio entiende las actividades o acciones realizadas de manera formal y organizada, que responden a necesidades sociales y ofrecen atención a personas que se encuentran en especial situación de vulnerabilidad social. El propósito de estas acciones puede ser tanto detectar, prevenir, paliar, superar o corregir procesos de exclusión social, como promover procesos de inclusión y/o participación social, conforme al artículo 7 del Convenio.

En el ámbito de aplicación del Convenio se incluyen la acción social propiamente dicha y las acciones comprendidas en los ámbitos socio-laboral, socio-sanitario, socio-cultural y socio-educativo. La referencia clara la ofrece el Catálogo de Referencia de Servicios Sociales recogido en la Resolución de 23 de abril de 2013 de la Secretaría de Estado de Servicios Sociales, si bien el Convenio incluye un Anexo no exhaustivo en su disposición final primera que resultará muy útil para determinar la inclusión de una organización en su ámbito de aplicación.

El Convenio afecta, además, a todas las actividades, programas, servicios, recursos, etc., incluidos de forma genérica en la acción e intervención social, que se dirijan a colectivos en situación o riesgo de exclusión social (salvo que les sea de aplicación el Convenio Estatal de Reforma Juvenil y Protección Menores). Así pues, se entienden incluidas las actividades de animación socio-cultural, y ocio y tiempo libre desarrolladas para cumplimiento de las finalidades de inclusión social, salvo cuando les sea de aplicación el Convenio de Ocio Educativo y Animación Sociocultural.

Así mismo quedan incluidas en el ámbito de este Convenio, la Cooperación Internacional y la Ayuda al Desarrollo, con ciertas peculiaridades transitorias en su aplicación.

Aunque el Convenio ha entrado en vigor con su publicación en el BOE, sus efectos económicos se deben aplicar con fecha 1 de enero de 2015. Así, cada organización deberá revisar las situaciones de sus trabajadores cuando éstos no estén cobrando todos los conceptos salariales que se fijan en el Convenio y regularizarlas, si es preciso, retroactivamente.

Conviene, pues, leer detenidamente el Capítulo XI del Convenio, en el que se fija la estructura retributiva y un amplio abanico de complementos salariales, en base a diversos criterios: las condiciones personales del trabajador; el puesto de trabajo desarrollado y la responsabilidad que implique; o la cantidad y calidad del trabajo en determinadas circunstancias.

Eso sí, si la equiparación salarial de los trabajadores de una organización por la aplicación del Convenio supone un incremento en su masa salarial total de más de un 15% sobre los costes retributivos del ejercicio anterior y la organización se encuentra en una situación económica deficitaria, ésta puede proponer a la Comisión Paritaria correspondiente la aplicación gradual de las tablas del Convenio en dos años. Habrá que hacer bien los números para cuadrar las cuentas de las organizaciones del sector…

Balsarto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *